jueves, 3 de septiembre de 2015

En busca del impulso perdido

 

Josep Maria Antentas

A pocos meses de las elecciones generales, y en vísperas de las catalanas del próximo 27 de Setiembre, las tribulaciones estratégicas recorren Podemos y las fuerzas del cambio político y social. Tras un año de sobre-exitación demoscopico-electoral, al final de la escapada parece que el bipartidismo resiste mejor de lo esperado, sacando energías de donde apenas no quedaban.
Desde hace semanas todas las encuestas reflejan una tendencia electoral a la baja para Podemos. El circulo vicioso de la lógica electoral gira implacablemente. Si se instala cada vez más la idea de que el PP volverá a ganar ello tendrá un efecto desmovilizador en cadena, y si se reconfirma la percepción que el PSOE es el voto útil contra el PP, ello acarreará consecuencias letales para Podemos. El partido de Pablo Iglesias está en un momento delicado, moviéndose en el umbral de lo que puede ser un resultado que condicione de forma decisiva la política española o de un resultado que condene a Podemos a ser una fuerza de oposición importante pero sin potencial desestabilizador. Debido al sistema electoral, una ligera variación del porcentaje supone una diferencia abismal en escaños. La que puede certificar el estallido del bipartidismo o su renqueante supervivencia a pesar de todo. De nuevo, tan lejos y tan cerca.
Estamos en un momento decisivo en el que caben dos opciones: resignarse a que las elecciones generales acaben siendo un anti-climax a modo de decepcionante desenlace provisional de la dinámica abierta tras las elecciones europeas del 25 de Mayo de 2014. O bien, mover ficha, y buscar un revulsivo. Dos debates entrecruzados sobrevuelan la zozobra del momento. ¿Como construir la “unidad popular”? ¿Y como enfrentar al poder financiero doméstico e internacional a la luz de lo acontecido en Grecia?
Unidades populares y tribulaciones estratégicas
¿Qué es la tan manida “unidad popular”? Concepto casi atrápalotodo, corre riesgo de ser fetitchizado. Ambos términos de la expresión se prestan a todas las mistificaciones imaginables. Y a todos los doctrinarismos prescriptivos concebibles. En los debates actuales, la “unidad popular” se conjuga de tres formas: la primera, como una expresión retórica de construcción autoreferencial entorno a sí mismo, pero abriendo las listas electorales a independientes, como hacen las CUP en Catalunya. La segunda, como una alianza de aparatos políticos por arriba, como pregona IU, y como se ha construido Catalunya Sí que es Pot. Ambas opciones son abrazadas por Podemos, que bascula hacia una u otra en función del contexto y el lugar. La tercera, implica la voluntad de crear un movimiento popular participativo y plural, en el que en la tensión entre lógicas de aparato y confluencia por abajo se deslice hacia la segunda, y en la que los aparatos políticos se pongan al servicio de la creación de un movimiento abierto.
En algunos casos la elaboración de listas mediante primarias democráticas ha sido la vía para movilizar la participación por abajo, aunque con una lógica competitiva, como fue en Ahora Madrid. En otros, el procedimiento de elaboración de la lista no era el pivote del proyecto, que giraba entorno a la firme orientación y vocación movimentista del equipo impulsor de la iniciativa, decidido a construir un verdadero movimiento popular-ciudadano, como fue el caso de Barcelona en Comú. No hay un modelo acabado de como proceder, ni un ejemplo generalizable a replicar. Pero sí hay experiencias que apuntan, desde su diversidad, en esta dirección. Éste es el espíritu de Barcelona en Comú, de las Mareas Atlánticas, de las propuestas del Procés Constituent.
Pero el debate de la “unidad popular” no sólo abarca los procesos para conformarla, sino sus objetivos estratégicos y su concepción de lo que es “ganar” y de como se cambia la sociedad. Ni electoralismos superficiales, ni resistencialismos sin perspectiva, la articulación dialéctica entre movilización-autoorganización-trabajo electoral e institucional es la clave. Entonces, “unidad popular” ¿para qué? Para romper con el actual orden de cosas mediante la apertura de procesos constituyentes nacionales retroalimentados pero no subordinados y la aplicación de un plan anti-austeridad. “Procesos constituyentes” y “plan contra la austeridad” son conceptos elásticos que pueden interpretarse de formas diversas, pero en su conjunto designan un horizonte de ruptura formulado con voluntad de agregación de mayorías políticas y que parte de la necesidades reales y no de proclamas abstractas. Para conjurar las decepciones del mañana, sin embargo, cada vez se va haciendo más necesario, profundizar en las clarificaciones estratégicas y en la precisión de las tareas y de los objetivos programáticos (que en ningún modo pueden ser leídos como meras sugerencias de cumplimiento optativo como desafortunadamente señaló la alcaldesa de Madrid Carmena) de los gobiernos “populares”.
El rasgado espejo helénico
Las posibilidades de una ruptura con las políticas de austeridad en el Estado español se reflejan estos días en el espejo griego. Un espejo en las que brillan una imágenes del cambio menos nítidas e impolutas de lo deseado. La situación griega desincha las ilusiones de cambio fácil y placentero y desmonta el esquema simplista y linial construido tras la eclosión de Podemos de: voto=victoria electoral rápida=cambio de políticas. El camino es bastante más pedregoso. Y lo que está por venir.
Hay, sin embargo, dos lecturas posibles sobre la rendición de Tsipras. La primera: no se pueden cambiar las cosas. La segunda: no valen las medias tintas. Una conduce a la parálisis y al desánimo, la otra fuerza a sacar conclusiones estratégicas imponderables. La crisis de Syriza ha marcado la primera gran diferenciación interna del movimiento contra la austeridad desde el estallido de la crisis. El fiasco Tsipras pone encima de la mesa las inconsistencias de los enfoques neoreformistas que buscan cuadrar un círculo imposible. No se puede vencer a loshooligans de la austeridad sin despeinarse. Hay momentos en que es necesario escoger. Sino, la realidad, o sea la Troika y el poder financiero, escoge por ti. ¡Imposible acabar con el bulldozer de la austeridad sin ir a por todas y buscando ingenuamente el acuerdo con los mismos que la imponen!
Detrás de la lógica de Tsipras y de quienes la apoyan desde las filas de la izquierda europea está la apelación al mal menor y a la responsabilidad. No es posible la ruptura. Ella conduce al abismo. No hay cambio estructural posible. Finales de partida, pues. En realidad, ésta es la más irresponsable de todas las estrategias. No hay nada más imprudente que levantar expectativas y no satisfacerlas por cobardía y timidez, nada más insensato que esperar concesiones de la Troika si ésta no hace frente a una amenaza de ruptura real. Para conseguir reformas hay que jugar a la ruptura. Lo ha sido siempre a lo largo de la historia, y más en los tiempos que corren. No tener un Plan B equivale en realidad a no tener un Plan A.
La situación no admite medias tintas ni soluciones epidérmicas. La radicalidad, en el sentido de ir a la raíz de los problemas, se antoja hoy ineludible. El desafío de “intentar ser tan radical como la realidad misma”, retomando la conocida expresión de Lenin, aparece ahora con una fuerza inusitada. Sin embargo, estamos en un contexto complejo y contradictorio. La repolitización contemporánea llega tras décadas de despolitización. El reinicio de la auto-organización aún no puede compensar la descomposición histórica de los instrumentos políticos y sindicales tradicionales. El gran malestar social va de la par a un bajo nivel de conciencia política, y la radicalización social está aún confinada a un horizonte capitalista-consumista. Las expectativas de cambios reales se ven mermadas por décadas de retrocesos y por la ausencia de referencias alternativas concretas, y la efervescencia social va paralela a bajos niveles de organización estable y a una debilidad general de la izquierda. Todo ello favorece la cristalización de alternativas políticas portadoras de proyectos de cambio superficial y de estrategias inconsistentes cuando llega el momento de la verdad. De ahí se derivan los impasses actuales.
Por ello el apoyo a Tsipras por parte de la dirección de Podemos es un error estratégico revelador de un tacticismo cortoplacista sin salida. Si el primer ministro griego gana las elecciones, ello puede trasmitir la impresión ficticia que Podemos está con los ganadores. Pero no nos engañemos. La posible victoria de Tsipras este 20 de setiembre poco tendrá que ver con la del pasado 25 de enero. Es ya la de un Tsipras sin otro proyecto que implementar la política de la Troika (secundada por el poder financiero y económico griego). En realidad, respaldar a Syriza ahora es una huida hacia adelante que asocia a Podemos a un proyecto fallido y capitulador, que sólo ahondará los atolladeros estratégicos ibéricos. Es difícil vender ilusión y esperanza en el Estado español avalando a quien la ha enterrado en Grecia. Y no lo es menos criticar los recortes de Rajoy o Mas y justificar los de Tsipras.
Ante este escenario, no se trata ni de adaptarse a las claudicaciones que instalan un ‘no se puede’ sin fin como horizonte estratégico y vital, ni de contentarse con resistencialismos autoproclamatorios estériles. Es la ahora de pelear por la mayoría, de ofrecer un camino alternativo al no future de la austeridad grunge. Ello implica articular radicalidad y espíritu de confluencia, voluntad de ruptura y disposición a ensuciarse y a gestionar contradicciones. Sólo los sectarios confunden radicalidad con aislamiento, caínismo, y diferenciación programática permanente. Sólo los que tienen miedo a afrontar seriamente la aventura de un cambio de modelo confunden voluntad de mayoría, de unidad y de confluencia con la adaptación política a los angostos márgenes de lo posible.
Cambiar el ritmo
La realidad se ha reflejado más compleja, tortuosa y material, y menos esquemática, lineal, comunicativa y discursiva de lo teorizado por la dirección de Podemos. La lucha política es más enrevesada de lo que concibe la hipótesis populista, tanto en su variante laclauiana estricta como en sus acepciones más genéricas. La agregación de mayorías populares es menos evolutiva de lo pensado y el combate político es más amplio que su dimensión comunicativa. La estrategia electoral por sí sola se queda coja si no se inserta en la construcción de un movimiento popular real y arraigado, y la política de partido sin política de movimiento se queda rápido sin combustible.
La dirección de podemos vio la los límites de la fórmula Podemos el pasado 24M, cuando sus resultados quedaron debajo del PSOE y por debajo de las candidaturas municipales de confluencia. La propuesta de presentarse a las generales ampliando la lista de Podemos a otros colectivos con el esquema “Podemos-XXX” y buscando alianzas con ICV en Catalunya, Compromís en el País Valencià, el MES en Baleares y las Mareas en Galicia es, sin embargo, una solución demasiado parcial a un problema más de fondo. Es una fórmula muy tímida para solucionar un problema muy profundo: la imposibilidad de Podemos de ganar las elecciones generales.
Es necesario una sacudida de más hondo calado. Un cambio de ritmo que altere la tendencia la baja. No es hora de avanzar con piloto automático, ni de actuar como un lento motor diesel, sino como un explosivo coche de rallies. Ahora toca demostrar reflejos rápidos. Todas las organizaciones envejecen y más en la época de lo instantáneo y lo espurio, de la sociedad fast-food. Su proceso de nacimiento, consolidación, y estructuración no es rectilinio ni constante, e implica saber navegar en aguas turbulentas y a contracorriente y más en un momento de crisis en las que “el tiempo está fuera de sus casillas” recordando a Hamlet. Pensarse que uno va viento en popa “a la Kautsky” (pero en versión acelerada y a cámara rápida) es el mayor de los errores estratégicos. El mayor de los aventurismos. Es, pues, la hora de los revulsivos, de actuar como verdadera “caja de velocidades” en expresión de Daniel Bensaïd. De sacar nuevos jugadores en el terreno de juego, y de cambiar el esquema y el ritmo del partido. Y ello pasa por asumir la vía de la “unidad popular” y de la confluencia por abajo en la estela de los éxitos municipales del pasado 24M, y no de los acuerdos aparateros ni de las auto-proclamaciones afirmativas.
Pensar estratégicamente hoy requiere una mentalidad abierta para comprender situaciones tan diferentes y en apariencia contradictorias como la esperanza que representa Jeremy Corbyn en Gran Bretaña, renacida inopinadamente del corazón del vetusto partido laborista; como la necesaria ruptura de Syriza y el apoyo de la Unidad Popular griega; o como la lucha por confluencias y unidades populares participativas y por abajo en el Estado español. Tras todos estos procesos diversos, que se concretan en formas dispares (¡y disparatadas!), hay sin embargo que trabar una bien firme voluntad de ruptura con un orden económico y político insoportable que exige tanta innovación estratégica como firmeza de principios e incorruptibilidad de voluntades.
Profesor de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)
@jmantentas

Fuente: Público.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada