martes, 14 de junio de 2011

OTRO CPS ES POSIBLE Y MÁS NECESARIO QUE NUNCA


José María García Mauriño

El movimiento de CRISTIANOS POR EL SOCIALISMO, tiene una pequeña pero fecunda historia. Existimos desde hace 38 años.  Y en esta nueva singladura, dadas las circunstancias actuales, iniciamos una nueva trayectoria. En estos años hemos sido un punto de referencia crítico para la Iglesia y para la sociedad española. Lo mismo para la jerarquía católica que para las comunidades cristianas de base.  Y seguimos fieles a nuestra pequeña  tradición, de una doble y única fidelidad. Somos cristianos y socialistas de verdad.

Y seguimos buscando nuestras señas de identidad. A lo largo de nuestra historia, en los distintos congresos estatales nos hemos planteado repetidamente cuáles eran nuestras señas de identidad. Esto demuestra que no tenemos una definición estática, metafísica, sino dinámica e histórica. Nuestra identidad siempre será viva y provisional, nunca es definitiva, aunque mantenemos nuestras esencias. Pero, la permanencia en nuestras esencias debe ser historizada. La conformación de la identidad no se realiza en un laboratorio, en un grupo de personas pensantes, sino en el marco de la lucha de clases. Es un  proceso genuinamente dialéctico. Y si ahora buscamos nuestro ADN es para caminar por las sendas de la historia presente, con sus crisis, sus cambios profundos. Porque no cabe duda que vivimos en uno de esos momentos de cambio de civilización, una crisis universal intensa, sociocultural, de valores,  económica, política, modelo productivo, relaciones con la naturaleza, modelo energético, comunicaciones, globalización geoestratégica, que algunos han calificado de tsunami por su alcance y aceleración en todos los campos, y que no era previsible con esta intensidad hace sólo unas décadas.

Se impone, pues, un nuevo caminar de CPS porque no los demanda la nueva situación.  Otro CPS es necesario. Tenemos cierta solera y una buena denominación de origen, como los buenos vinos. Aunque no somos imprescindibles, sí  somos necesarios. Nos necesitan mucha gente cristiana y no cristiana. Somos  necesarios porque nos mantenemos en la línea roja de rechazo total al capitalismo neoliberal y a todos aquellos que lo apoyan. Nos sumamos a todos los movimientos de resistencia a este sistema perverso, sean de aquí o de Latinoamérica o de África. Somos necesarios porque luchamos por la liberación de todos los pobres de la tierra. Y los pobres que irrumpen hoy no son sólo carentes de lo básico, sino los excluidos del sistema, como son los trabajadores,  los parados, los de larga duración, los inmigrantes, los precarios, los campesinos, los indígenas, los afroamericanos, y un largo etc.

Y es posible hacer otro CPS, porque renovamos la ilusión por la Utopía de siempre: Ser cristianos y ser socialistas hoy. “Otro CPS es posible”. Asumimos la dialéctica de la historia y la historia es un constante proceso de cambio. Queremos cambiar, renovarnos, hacer nuevo lo antiguo. Activar hoy los principios fundacionales. Nos renovamos desde dentro, con una nueva manera de comunicarnos a través de una nueva página web (www.cristianosporelsocialismo.org). Y con un nuevo equipo de organización, pensamiento y acción. Un CPS renovado y renovador  Un CPS que apoya los movimientos jóvenes del 15-M. Un CPS que afronta los desafíos de este cambio de época. Un CPS que está presente en las luchas contra la guerra imperialista.  Un CPS que genere esperanza. Un CPS comprometido en política y en la renovación de una fe que intenta seguir al Profeta laico de Nazaret. Un CPS colectivo que hacemos entre todos y todas., “Entre todos hay que levantar, hay que levantar…”

Coordinadora de CPS de Madrid
Junio de 2011
R




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada