jueves, 2 de junio de 2011

CPS, SUS SEÑAS DE IDENTIDAD LO QUE LLAMARÍAMOS SU ADN






A.D.N.


Autor: José Ramón Montes Gonzalez,  C.P.S. Madrid


En este mundo llamado de “las seguridades”, los Gobiernos y todas las policías exigen a los ciudadanos autóctonos o inmigrantes eso que genéricamente denominan LOS PAPELES, entre nosotros queda la abreviatura del famoso D.N.I., identidad burocrática, lo que uno o una ES ante los poderes del Estado, ante el comercio y ante eso que conocemos como LA LEY.
El excitante mundo de la biología moderna determina identidades, esencias,  caracteres  únicos e intransferibles de cada persona, a ese intrincado cúmulo se le nombra como A.D.N-. Y, según se dice por los que de eso saben, es el paradigma de lo propio, de lo que un día los filósofos conocieron y conocen como la MISMIDAD.
CPS existe desde el ya lejano 1973 y tan largo devenir no es en vano, son ya 38 años y han pasado muchas cosas en el mundo y en la Iglesia por eso y para seguir teniendo clara nuestra existencia como grupo y como voluntad de acción personal y colectiva, buscamos nuestra peculiaridad y queremos que sea, sin soberbia, única; queremos detectar nuestro ADN, ¿Dónde está? , ¿De qué se compone? Alguien que entienda de biología molecular debería orientarnos en esta difícil  búsqueda.
 Pero a falta, al menos de momento de la rigurosa exactitud de la ciencia, emprendemos, un poco a tientas, el descubrimiento de ese elemento. Hoy en 2011, ¿cuál es el núcleo de la voluntad conjunta de quienes nos decimos cristianos y cristianas por el socialismo? , ¿Qué hay tras la querida sigla C.P.S?
Preguntar, contestar, querer saber para poder seguir existiendo con la mínima lógica. NADA ES, SI NO TIENE IDENTIDAD.

DOS ALTÍSMOS BANDERINES DE ENGANCHE

  • CRISTIANOS

JESUS DE NAZARET Y EL SOCIALISMO.
Tan grandes nombres han tenido al cabo del tiempo muchas, casi infinitas lecturas desde CONSTANTINO, el del EDICTO DE MILÁN hasta lo mejor del VATICANO SEGUNDO. Desde lo más duro del burocratismo a  lo más “descafeinado” del social liberalismo. Hasta las interpretaciones de América Latina o de algún pensador audaz sobre lo que significa, SER CRISTINO/CRISTANA, SER SOCIALISTA.
NUESTRO A. D. N. HA DE SER PROPOSITIVO compuesto más de construcción que de crítica, aunque esta tenga un digno y amplio espacio entre nosotros. SABEMOS BIEN LOS MUCHOS MALES DEL LIBERAL-CAPITALISMO, pero eso no ha de ser el núcleo vital de nuestro ADN este debe de ser algo más, algo para desde él hablar a la sociedad huérfana y necesitada en este desierto. SOMOS NECESARIOS, LO SENTIMOS, LO INTUIMOS, no podemos abdicar de estas responsabilidades.
CON AUDACIA Y EN EL RIESGO DEL ERROR, QUE ES LO MÁS HUMANO DE LO HUMANO Y COMO EN LA INTRODUCCIÓN RITUAL AL PADRE NUESTRO NOS ATREVEMOS  A DECIR:
CRISTINANOS/CRISTIANAS, hombres y mujeres comprometidos hacia lo que es altruismo, amor, fraternidad, sencillez amabilidad, apertura, identificación de DIOS EN LOS OTROS, PREFERENCIA RADICAL POR LOS POBRES, en busca incansable de la felicidad de los demás y también de la propia, felicidad que nunca será hedonismo.  Creyentes desde el reto del misterio que aceptamos gozosamente,  personas que entendemos la finitud del mundo y de la vida pero con el misterio y la esperanza contra toda esperanza,  miembros que amamos a la iglesia de Jesús pero con un  amor que  es esencialmente crítico, renovador y constructivo, abiertos al pensamiento de quienes han sabido creer que se llega a Dios por el camino de los seres humanos y del mundo.

  • SOCIALISTAS


Tras lo que ha pasado y pasa, tras las frustraciones, tras escuchar y leer como el nombre del SOCIALISMO ha sido usado tantas veces en vano. Ser socialistas es entender que la tierra es una herencia colectiva para los humanos y para todo “bicho viviente” dicho esto con el mayor respeto. Pensar que el hombre no es, no puede ser,  un lobo para el hombre, la vida es todo menos una carrera de competidores, la palabra competencia entre nosotros significará solamente hacer bien las cosas ser competentes y nunca competitivos. Entender lo público como lo normal en la gestión de la economía. Ver que lo privado, no ha de interpretarse como lo mercantil, sino como lo íntimo y personal, lo afectivo, eso que nunca estará en el ruido del mercado.
Ser socialista ha de ser indagar siempre en las fuentes, desde el marxismo a santo Tomás Moro y su Utopía, desde las “reducciones del Paraguay”  hasta las reglas de san Benito y las reformas de san Bernardo y su riguroso colectivismo. Los caminos para hacer este mundo más vivible y dejar de pensar en él, como algo soportable. Ser socialista es siempre buscar una felicidad compartida.
Integrar en la esencia de lo social los valores de la libertad, que no serán contradictorios, difícil papeleta pero irrenunciable. Socialista ha de ser guardar la casi infinita riqueza de la diversidad cultural humana y compatibilizar la variedad con el buen entendimiento. No a la homogeneizaciones.
Socialistas y creyentes, mirarnos en el evangelio y seguir los muchos ejemplos de altruismo, desprendimiento y comunidad que se encierran en los mensajes de Jesús y en textos como los hechos de los apóstoles. Paradigmas no faltan.
Ser socialista hoy, ya sin los grandes referentes pero creyendo en la justicia de esta apuesta humanista y creyente.
Mezclando en una hipotética probeta todos estos elementos y seguramente muchos más tal vez surja algo que podremos, con el tiempo, ver como nuestras señas de identidad, nuestro ansiado y no encontrado A. D. N. Entre todos   deberemos emprender esta desafiante tarea, todo esto es un comienzo. Esta labor puede y debe avanzar pero seguramente nunca estará terminada pues lo vivo siempre tiene  como su característica el cambio el avance o incluso en algunos casos la METAMORFOSIS que entre nosotros nunca será kafkiana. Tendremos un A.D.N pero será, por naturaleza , provisional.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada