miércoles, 4 de septiembre de 2013

ANTE LA DIADA DE 2013

 
Barcelona, identidad Histórica y Apertura al Mundo






Este año tenemos un 11 de septiembre en Catalunya muy caliente, muy especial i relacionado con el año pasado. Catalunya bulle. Està efervescente. El sentimiento, la voluntad, la economia, todo tira. Razones sobran. Todos tenemos motivos para desear cambios en un país i una ciudadania que se siente injustamente tratada.
Si elevamos la mirada –con datos en la mano- podemos ver que sociologicamente Catalunya es el territorio peninsular mas diverso del estado español, con mas inmigración, que todavía le da una fisonomía mas singular y por tanto necesita tener instrumentos de gestión adecuados. Si ampliamos más la mirada todavía y lo hacemos a nivel continental, Europa, nos encontramos, como aquí, con una profunda crisis generalizada, que intentan resolverla los mismos que nos la han impuesto. Crisis que se suma a una construcción europea, hecha desde arriba con criterios economicistas, criterios i lógica de un sistema que se ha avanzado a cualquier otra lógica i a nivel mundial. Hablamos de la globalización económica.
Catalunya. Realidad nacional, lengua y cultura propia, tradicionalmente tierra de paso, de siempre tierra acogedora de inmigraciones. Encaje problemático en un estado tradicionalmente unitario y centralista. Plural como el que mas, dentro una Europa plurinacional. Una Europa y unos estados que han sido la avanzada de una civilización conquistadora con clara decadenncia hoy y que se resiste todavía a dejar de ser el ombligo del mundo civilizado. La Europa cuna de los valores impuestos que vienen de la ilustración.
La emancipación de un país que no está a gusto dentro de un determinado marco político (estado), este es el caso de Catalunya, y que de forma recurrente en la historia así lo ha mostrado, solo puede tener una salida, la respuesta democrática de la ciudadanía. El derecho a decidir.
Las imposiciones las hemos de dejar atrás. Vengan de donde vengan, de estados unitarios, de círculos económicos, de etnicismos, de presiones de todo tipo. Hemos de ser cada uno de nosotros los que valoremos la realidad con voluntad integradora. Nos guste o no el mestizaje entre nosotros está servido, como está servido en toda Europa. Mestizaje étnico, cultural, religioso que deberíamos ver como una riqueza de futuro. La humanidad somos todos los humanos, todos, y catalanes todos los que vivimos y trabajamos en Catalunya. Esto pide y demanda tener una visión abierta del mundo y de la vida de toda la gente, de los naturales, de los establecidos hace ya tiempo y de los recién llegados.
Catalunya serà independiente o no. El gran reto de la sociedad catalana és la capacidad de ser libres, si, como lo queremos para cualquier comunidad, esto es, capacidad de abrazar en libertad dos niveles de actuación en equilibrio: la gestión local i nacional en igualdad de derechos y deberes, y la comunicación e interrelación internacional en igualdad, pero desde otra lógica que hoy no es la dominante. Hemos de pasar de la lógica competitiva y depredadora del sistema capitalista a la lógica cooperadora y solidària.
Desde la lógica cooperativa nos abre una perspectiva nueva, creativa, ilusionadora y cargada de futuro. Que acompañados por el respeto a la diversidad nos permita vislumbrar una Catalunya “rica i plena”. Riqueza en humanidad y plenitud social y cultural.
11 de setembre 2011
Josep Busquets







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada