sábado, 30 de junio de 2012

AL PUEBLO DE MADRID

LLAMAMIENTO A LA CLASE OBRERA Y AL PUEBLO DE MADRID
 
  ESTE ES EL PUEBLO NO LOS BANQUEROS
 
 
Con el pretexto de la crisis los grandes capitalistas y los gobiernos a su servicio están transformando la vida en un gran campo de batalla en el que todos los caídos son nuestros.
Políticos y empresarios engordan sus arcas mediante una corrupción rampante, transformando sus deudas privadas en deuda pública que pagamos nosotros, defraudando al fisco y haciendo leyes por las que tributan cada vez menos.
Mientras tanto, nos hunden en la miseria dejando a cientos de miles sin casa e incrementando sin límite la explotación, aumentando jornadas de trabajo, reduciendo salarios e instaurando la ley de la selva en las relaciones laborales. Nos condenan al paro masivo y nos arrancan servicios públicos - duramente conquistados – mientras financian con dinero público una enseñanza y sanidad cada vez más privatizadas. El incremento brutal de las tasas va a expulsar de la universidad a las hijas e hijos de la clase obrera.
Las partes menos organizadas, y hoy mayoritarias, de la clase obrera mujeres, jóvenes e inmigrantes, no sólo sufren con mayor intensidad la explotación, sino que recae sobre ellas el endurecimiento de la opresión patriarcal, la criminalización y la persecución racista con características cada vez más nítidamente fascistas.
El rescate de 100.000 millones de euros no es más que un secuestro dirigido a apropiarse de toda la riqueza que producimos cada día y que pagaremos con más recortes de las pensiones, decenas de miles de despidos - sobre todo de emplead@s públicos precari@s y de subcontratas - , aumento del IVA, la reducción de las prestaciones por desempleo, la liquidación de los servicios públicos y su completa privatización y la condena a la miseria de trabajador@s autónom@s sin prestaciones ni derechos.
Además – como está pasando en Grecia – detrás de este rescate vendrá otro, hasta que acaben con cualquier resto de humanización de la vida sin que les tiemble la mano. ¿Acaso hay duda de que quien hace esto es la misma clase social que exterminó pueblos - como están haciendo ahora en otros países – para apropiarse de sus riquezas, mandó a las “brujas” a la hoguera y mantuvo el trabajo infantil y la esclavitud mientras le fue posible?.
Es necesario poner fin a esta situación que va aniquilarnos como personas y como pueblos, mientras con nuestros impuestos se financian gastos militares desmesurados (una deuda de 40.000 millones de euros), a la iglesia católica (10.000 millones de euros al año), a la casa real (54 millones de euros al año, además de otros ingresos “en función de sus cargos”) o se mantiene una cantidad enorme de cargos políticos (cerca del doble que en Alemania para la mitad de la población).
Os convocamos a vosotras y a vosotros, a la clase obrera y al pueblo de Madrid a salir de la impotencia y del sentimiento de derrota. Sólo nosotr@s, la clase obrera y el pueblo unido y organizado podemos acabar con esta locura.
Por todo ello llamamos:
- A todo el movimiento obrero que tiene voluntad de combate a fortalecer la organización, a unirse en la lucha y a situar como prioridad la incorporación de las mujeres trabajadoras, juventud precaria e inmigrantes.
- Especialmente al sindicalismo alternativo, a la confluencia entre el Bloque Unitario y Hay Que Pararles Los Pies, entendiendo que nada justifica en la situación actual su falta de coincidencia.
- A las asambleas populares y de trabajadoras y trabajadores de barrios y pueblos, a las organizaciones políticas de la izquierda, a las asociaciones estudiantiles, de mujeres, de inmigrantes, vecinales, culturales, deportivas y a las plataformas contra la privatización y los recortes de los servicios públicos a fortalecerse y a unirse en la lucha.
Entendemos que las asambleas populares y de trabajadoras y trabajadores constituyen un espacio privilegiado de organización en torno a problemas concretos como los desahucios, las privatizaciones y los recortes, la búsqueda de alternativas colectivas a los graves problemas de supervivencia que ya se están dando en barrios y pueblos. También, como se está demostrando en algunos barrios, pueden ser un instrumento muy útil para organizar localmente a trabajadores y trabajadoras precarias a quienes les resulta imposible hacerlo en sus lugares de trabajo.
Ante la avalancha de ataques que nos espera, proponemos que se realicen convocatorias inmediatas, previamente acordadas, que nos permitan responder rápidamente, además de las que se puedan convocar con más tiempo.
El primer objetivo común debe ser preparar, desde todos y cada uno de esos ámbitos y de manera coordinada, la próxima Huelga General que, con toda probabilidad se convocará el próximo otoño. El éxito solo será posible si la Huelga General se asume como propia por toda la diversa clase obrera y por todo el pueblo y se organiza en consecuencia.
Para ello tenemos la imperiosa necesidad de encontrar nuevas formas de organización que permitan que los sectores de la clase obrera más explotados ocupen un lugar destacado en la lucha. Debemos también idear fórmulas como las huelgas de consumo y el boicot, y otras como la paralización efectiva de barrios y pueblos, que permitan a las y los parados y otros sectores populares expresar su voluntad de lucha.
La crisis es suya pero la solución está exclusivamente en nuestras manos.
¡EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO! ¡NO PASARÁN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada